viernes, 13 de julio de 2007



EL DILUVIO.


CAPÍTULO VII.

En Génesis 7:1 dice: Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mi en esta generación. En Romanos 14: 12 dice: De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí; es claro que cada uno responderá por sus acciones, pero la salvación no es por obras, para que nadie se gloríe (Efesios 2:9 y Gálatas 2:16). Vemos la importancia de la obediencia del hombre, como en el caso de Noé, quien pasa a ser como un sacerdote, y en su sacerdocio, cobija a toda su familia ¿Ves’ ¿Quieres tú la vida eterna para la tuya? Sirve como Noé a Dios, y verás que la palabra en Jesucristo, te va a respaldar tu labor, ya que al que cree todo le es posible (Marcos 9:23).

Noé nos da el ejemplo de cómo al creerle a Dios y obedecerle, Dios ampara a la familia del hombre que como esposo, padre, cabeza de hogar, decide acatar sus mandamientos. Por la fé logrará que su familia entre por la puerta (Jesucristo), como Noé vio entrar la suya al arca. Se ha creído que la salvación es individual, pero: ¿En dónde lo afirma la Biblia? Las cuentas individuales se rendirán ante el tribunal de Cristo, después de la resurrección, o transformación, o arrebatamiento; y no para salvación, porque el hecho de ser levantado como iglesia a la presencia de Cristo, confirma nuestra salvación (2ª de Corintios 5:10) El único (individual) que nos da la salvación por gracia, es Jesucristo; y si es por gracia, ya no es por obras.

Si Dios le da su gracia a una persona, puede dársela a su familia, puesto que el sacerdocio garantiza esto (Hechos 16:31) Puedo preguntarte ¿Prefieres ser un rebelde a Dios, amigo, quien quiera que seas y condenarte tú y posiblemente tu familia, o hacer la voluntad de Dios y salvarte y cobijar a tu familia?

En Génesis 7:2-3 dice: De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y hembra, más de los animales que no son limpios, una pareja, el macho y su hembra, para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra. En Génesis 6:19-20 dice que Dios ordena a Noé, meta en el arca dos de cada especie de los animales, macho y hembra, para que tengan vida, es decir, para que siga la especie. En la cita de este párrafo dice que meta siete parejas de los animales limpios, y una de los no limpios ¿Por qué parece haber discrepancia entre estas dos citas? Porque las citadas en Génesis 6:19-20, tienen la misión de continuar la especie, mientras que, las siete parejas limpias de Génesis 7:2-3, son para ser utilizadas en sacrificios, en ofrendas agradables a Dios (Génesis 8:20-21); la pareja de los inmundos en esta cita, tiene el encargo de continuar la especie de los inmundos.

En Génesis 7:4-5 dice. Porque pasados aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice. É hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová. Terminada el arca, Noé cuenta con siete días para hacer entrar en ella a todos los animales mandados por Dios; almacenar alimento para él y su familia y para todos los animales. ¿Por qué tenía que llover cuarenta días y cuarenta noches?

El primer patriarca fue Adán, y en su descendencia encontramos hasta noé, nueve más, para un total de diez (Set, Enós, Cainán, Mahalaleel, Jared, Enoc, Matusalén, Lamec y Noé). El número diez representaba el gobierno humano en estos patriarcas; el número de brazos del río del Edén era de cuatro; los ríos son corrientes de aguas, y el hombre viene de la tierra que viene del agua; el juicio de Dios sobre el hombre, tenía que ser en agua, según él le dijo a Noé. El número del gobierno humano diez, multiplicado por el número de brazos del río del Edén, cuatro, arroja el resultado de cuarenta; por lo tanto el juicio fue un diluvio de cuarenta días con sus respectivas cuarenta noches.

En Génesis 7:6-10 dice: Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra. Y por causa de las aguas del diluvio, entró Noé al arca; y con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos. De los animales limpios y de los animales que no eran limpios, y de las aves, y de todo lo que se arrastra sobre la tierra, de dos en dos , entraron con Noé en el arca; macho y hembra, como mandó Dios a Noé. Y sucedió que en el día séptimo, las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra.

Noé concluye su labor, haciendo entrar al arca a los animales limpios y no limpios por pareja, al igual que las aves, y a toda su familia. Una vez dentro, se vino el diluvio de aguas con que Dios destruiría a toda carne en la tierra. Noé creyó a Dios, y ahora empezaba a ver el fruto de su fe, pues, aunque lo del diluvio parecía imposible porque nunca había llovido, ahora se hacía realidad. ¿Cómo reaccionarían los que no creyeron? ¿Cómo reaccionarán los incrédulos ante la venida de Jesucristo?

Al construir Noé el arca y calafatearla como Dios le mandó, anuló la acción de ella sobre él, su familia, los animales y los alimentos. La brea utilizada por Noé, fue extraída de la madera de las coníferas, las cuales, sometidas al calor, producen un líquido viscoso de color rojo oscuro, el cual, como dije anteriormente, simboliza la sangre de Cristo. El juicio de Dios en diluvio de aguas, fue la consecuencia de que toda carne se había corrompido; y es po eso, que Noé tuvo que ser visto justo por Dios para salvarle, y así, él cobijara a su familia. La tierra estaba llena de violencia, se derramaba sangre por doquier entre los hombres y los animales; en ese estado de corrupción, los animales no podían ser considerados por Dios, como aptos para poder entrar al arca para ser salvados. Solo aplicando lo que dice la palabra de Dios, se logra esto, ya que cuando Nicodemus visitó a Jesús de noche, éste le dijo que para poder entrar al reino de los cielos, el hombre tenía que nacer de nuevo, esto es, hacerse como un niño. Noé tenía que escoger los animales por parejas no adultas (pichones, pequeños), estado en que no se les consideraba violentos ni derramadores de sangre para subsistir. De esta manera, se garantizaba la permanencia de ellos en el arca en armonía, por el tiempo que demandaba el hecho del diluvio; así también, el alimento se limitaba solo a frutos y a hierbas, reduciendo el tonelaje y facilitando su conservación.

No sé cuanto tiempo pasó después de que Noé terminara el arca, para Dios darle instrucciones sobre quienes y comos entrarían de los animales en el arca, pero si sé que cuando dios le habló al respecto, le dijo que pasados siete días vendría el diluvio sobre la tierra. Noé con la ayuda de Dios, entró en el arca con su familia, los animales y el alimento.

En Génesis 7:11-20 dice: En el año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas, y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches. En ese mismo día entraron Noé, y Sem, Cam y Jafet, hijos de Noé, la mujer de Noé, y las tres mujeres de sus hijos, con él en el arca; ellos y todos los animales silvestres según sus especies, y todos los animales domesticados según sus especies, y todo reptil que se arrastra sobre la tierra según su especie, y toda ave según su especie, y todo pájaro según su especie. Vinieron, pues, con Noé al arca de dos en dos de toda carne en que había espíritu de vida. Y los que vinieron, macho y hembra de toda carne vinieron, como lo había mandado Dios; y Jehová le cerró la puerta. Y fue el diluvio sobre la tierra; y las aguas crecieron y alzaron el arca, y se elevó sobre la tierra. Y subieron las aguas y crecieron en gran manera sobre la tierra, y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas. Y las aguas subieron mucho sobre la tierra. Y todos los montes altos que habían debajo de todos los cielos, fueron cubiertos. Quince codos más altos subieron las aguas después que fueron cubiertos los montes.

Es importante hacer notar que cuando a Dios se obedece, todo resulta para bien; los animales entraron al arca por parejas, macho y hembra como mandó Dios; igual los hombres, varones y hembras; Noé y su mujer, sus hijos y sus mujeres; ese es el orden de Dios, y cualquiera otro orden, es aberración a los ojos de él (Sodomismo, lesbianismo).

La Biblia dice que Jehová cerró la puerta (Apocalipsis 3:7), y enseguida se vino el diluvio ¿Cómo? La ciencia ha estipulado que la tierra gira sobre sí misma (rotación), dando una vuelta en aproximadamente veinticuatro horas, o sea, un día; y que en trescientos sesenta y cinco días o un año, gira alrededor del sol (traslación), quien según Copérnico, es el centro del sistema solar. No voy a contradecir los movimientos de la tierra, porque hasta hoy, no he encontrado en la Biblia citas que me hagan pensar lo contrario; pero en cuanto al de traslación alrededor del sol, hay algo que choca con la palabra de Dios, la cual enseña que el sol está en la parte arriba de la tierra. Si la tierra gira alrededor del sol ¿No estaría la tierra en la misma altitud del sol con relación al cielo en donde está el trono de Dios, para poder trasladarse alrededor del sol en trescientos sesenta y cinco días?

En el espacio, con relación a la tierra, el primero, segundo y tercer cielo ¿No están más altos ellos que la tierra ya sea al norte, sur, este y oeste? Si el sol es el centro del sistema solar ¿No estaría la tierra en niveles más alto que él en todo momento y situación?

La Biblia dice que Dios hizo primero los cielos y luego la tierra. En el orden de Dios, lo primero es lo de arriba; por lo tanto, el primer cielo con respecto a él, es donde tiene su trono; el segundo, es la morada de los espíritus (ángeles); y el tercero, es el cielo atmosférico en donde están el sol, la luna, las estrellas y las nubes. La Biblia dice que Pablo, sin saber en que estado, fue arrebatado hasta el tercer cielo, el atmosférico, puesto que al cielo de Dios, solo ha subido su Hijo Jesucristo.

Recordemos que el arca según la Biblia, fue construida de arriba hacia abajo; ella también afirma que la tierra está debajo del sol (Eclesiastés 1:9), y nunca a su misma altitud. El sol según la ciencia, es una estrella fija, y que la tierra como planeta, gira sobre si misma y alrededor del sol; pero la Biblia dice que la tierra está debajo del sol, y por lo tanto, debe girar sobre si misma y trasladarse en su órbita, pero debajo del sol, como el tercer planeta que está más cercano a él.

El sol fue hecho para alumbrar de día, y la luna de noche; al caer los rayos del sol sobre la tierra y demás planetas, la parte debajo de la tierra queda a oscuras, al igual que en el resto de los planetas, y es allí de noche, en donde alumbran la luna y las estrellas, por los reflejos de los rayos del sol filtrados hasta ellas. En el cielo atmosférico del sol arriba, y el de la luna y las estrellas abajo, entre estas y la tierra y demás planetas, hay nubes, las que tienen depósitos de aguas condensadas; la parte de abajo y a oscuras de los planetas y la tierra, en donde es de noche, es lo que se llama el grande abismo. La Biblia dice que fueron rotas las fuentes de los abismos (nubes debajo de los planetas), y que las cataratas de los cielos fueron abiertas (nubes encima de los planetas). Esto explica que lloviera cuarenta días y cuarenta noches (al mismo tiempo), y que el diluvio fuera universal; puesto que si la tierra gira, en un tiempo y la parte que recibe los rayos del sol, es de día, pero al continuar girando, esa misma parte va a estar en la noche, y no llovería si no hubieran las fuentes de los abismos que fueron rotas. De esa manera, el agua al caer sobre la tierra no tuvo que regarse para cubrirla toda, porque por todas partes llovía, lo que facilitó el aumento del caudal del agua que sobrepasó la cima de los montes a quince codos de altura; puedo asegurar, que en ese tiempo, sobre la esfera en que estaba la tierra, solo se vería flotar el arca de Noé.

En Génesis 7:21-24 dice: Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así de aves, como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre. Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió. Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles, y las ves del cielo; fueron raídos de la tierra, quedando solamente Noé y los que con él estaban en el arca. Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días.

Fue un justo juicio de Dios sobre la tierra llena de violencia y corrupción; la línea de la descendencia de Caín, quien fue el primero en derramar sangre inocente, desapareció para siempre de la creación. Dios les había advertido sobre la conducta pecaminosa de los hombres, pero hicieron caso omiso de lo dicho por él, y en su justicia, acabó con el diluvio, toda criatura q en que había espíritu de vida, y conservando la raza humana a través de Noé, y la de los animales, en aquellos que mandó a Noé metiese en el arca. La Biblia dice: El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; los juicios de Jehová son verdad, todos justos ( Salmo 19:9 )

CAPÍTULO VIII.

En Génesis 8:1-5 dice: Y se acordó Dios de Noé, y de las bestias que estaban con él en el arca; é hizo pasar Dios un viento sobre la tierra, y disminuyeron las aguas. Y se cerraron las fuentes del abismo y las cataratas de los cielos, y la lluvia de los cielos fue detenida. Y las aguas decrecían gradualmente de sobre la tierra, y se retiraron las aguas al cabo de ciento cincuenta días. Y reposó el arca en el mes séptimo, a los diecisiete días del mes, sobre los montes de Ararat. Y las aguas fueron decreciendo hasta el mes décimo; en el mes décimo, el primero del mes, se descubrieron las cimas de los montes.

Pareciera ser que Dios se había olvidado de Noé, y de los animales que estaban con él, pero no es así, pues, al decir se acordó Dios de Noé, significa la llegada del tiempo preciso en el que Dios soplaría sobre las aguas y éstas disminuirían. El juicio estaba consumado, y Dios cerró las cataratas de los cielos (arriba) y las fuentes de los abismos (abajo), y las aguas de los cielos de arriba y de abajo, fueron detenidas.

Las aguas decrecían gradualmente y al final, a los ciento cincuenta días, se retiraron; había empezado el diluvio el séptimo día (Génesis 7:10), y en el mes segundo, a los diecisiete días, las cataratas de los cielos fueron abiertas y rotas las fuentes del grande abismo, y al final, el arca reposa en el mes séptimo a los diecisiete días del mes, sobre los montes de Ararat, el cual tiene dos picos volcánicos situados en el ángulo en donde se unen Rusia, Irán y Turquía. ¿Recuerdas que el arca fue construida de arriba hacia abajo entre dos montes? De igual forma reposó entre los dos picos para poder dar salida a los que estaban en el arca (por eso habla de los montes de Ararat).

La Biblia dice que al día primero del mes séptimo, se descubrieron las cimas de los montes ¿Sería las cimas de todos los montes de la tierra o la cima de los montes (dos picos) de Ararat?

En Génesis 8:6-7 dice: Sucedió que al cabo de cuarenta días abrió Noé la ventana del arca, que había hecho; y envió un cuervo, el cual salió, y estuvo yendo y volviendo, hasta que las aguas se secaron sobre la tierra. Había llovido cuarenta días con sus cuarenta noches, y Noé esperó cuarenta días después, para abrir la ventana del arca, lo que indica que no perdió la noción del tiempo. ¿Qué envió Noé por la ventana? Un cuervo! Este es un ave omnívoro de plumaje negro (Cantares 5:11); carroñero, o sea, devorador de cadáveres, empezando por los ojos (Proverbios 30:17), que habita en lugares desiertos, en ruinas (Isaías 34:11). Para mi el cuervo es una prefigura de Satanás, primer espíritu creado que trató con el hombre, matándole, y quitándole la visión de Dios, y que envía los cuerpos de las personas al infierno. La Biblia dice que estuvo yendo y viniendo (Sin traer nada a Noé), hasta que se secaron las aguas. Satanás no le lleva nada a Dios, y estará sobre la humanidad, hasta que haya carne de pecado (secado de las aguas).

En Génesis 8:8-12 dice: Envió de sí una paloma, para ver si las aguas se habían retirado de sobre la faz de la tierra. Y no halló la paloma donde sentar la planta de su pié, y volvió al arca, porque las aguas estaba aún sobre la faz de toda la tierra. Entonces él extendió su mano, y tomándola, la hizo entrar consigo en el arca. Esperó aún otros siete días y volvió a enviar la paloma fuera del arca, y la paloma volvió a él a la hora de latarde, y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra. Y esperó aún otros siete días, y envió la paloma, la cual no volvió más a él.

La paloma es una prefigura del Espíritu Santo, el verbo, la palabra; la expresión fue tomada de sí una paloma, nos enseña que la palabra o Espíritu santo es de Dios; fue enviada y no halló donde sentar la planta de su pié, el Espíritu Santo, en el principio se movía sobre la faz de las aguas; luego fue enviada y regresa con una hoja de olivo en el pico; el Espíritu Santo fue enviado a los profetas y regresaba a Dios; por último al ser enviada, no regresa más, lo cual sucedió con el Espíritu Santo en Pentecostés, quedándose en la iglesia y no regresando más a Dios.

En Génesis 8:13-14 dice: Y sucedió que en el año seiscientos uno de Noé, en el mes primero, el día primero del mes, las aguas se secaron sobre la tierra; y quitó Noé la cubierta del arca, y miró, y he aquí que la faz de la tierra estaba seca. Y en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, se secó la tierra.

Esta es una narración de la forma gradual en que la tierra se iba secando, para luego afirmar que en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, quedó completamente seca. La Biblia dice que las aguas permanecieron ciento cincuenta días sobre la tierra; todos los datos que ella proporciona, tienen una razón de ser en el orden perfecto de Dios, el cual el hombre, sin la voluntad del Creador, jamás podrá entender. Muchos creen que hay discrepancias en ellos, pero el diccionario Ilustrado de la Biblia (Wilson M. Nelson. Editor), afirman que estas en el caso del diluvio, desaparecen si entendemos que el final del capítulo siete de Génesis, resume los resultados de los cuarenta días de lluvia, mencionando los ciento cincuenta días; el capítulo ocho empieza inmediatamente después de los cuarenta días, mencionando de nuevo los ciento cincuenta días. Así el año (meses de treinta días) y diez días se divide como sigue:

Llueve por 40 días (7:21)………………........….40 días

Aguas crecen y prevalecen (7:24)……….......110 días

Bajan y encalla el arca (8:5)………………......74 días

Espera 40 días. Envía el cuervo (8:6)………....40 días

Espera una semana. Envía la paloma (8:10)….7 días

Espera otra semana. Envía la paloma (8:10)….7 días

Esta vez la paloma no vuelve (8:12)…………….7 días

Quita la cubierta (8:13)………………………....29 días

Desembarcan (8:14)…………………………….57 días

____________

Total días en el arca……………………………371 días.

En Génesis 8:15-19 dice: Entonces habló Dios a Noé diciendo: Sal del arca tú, y tu mujer y tus hijos, y las mujeres de tus hijos contigo. Todos los animales que están contigo de toda carne, de aves y de bestias y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, sacarás contigo; y vayan por la tierra y fructifiquen y multiplíquense sobre la tierra. Entonces salió Noé y sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos con él. Todos los animales, y todo reptil y toda ave, todo lo que se mueve sobre la tierra, según sus especies, salieron del arca.

El juicio había terminado; ahora la orden de Dios es salir del arca todos, y que fructifiquen y se multipliquen. El arca, prefigura de Cristo, concuerda con lo dicho en Juan 10:9: Yo soy la puerta; el que por mi entrare, será salvo; y entrará y saldrá, y hallará pastos. Habían entrado por la puerta del arca; habían sido salvos del juicio, y ahora salían y hallaban pastos. Hay que entrar por la puerta, por Jesucristo, para poder salir cuando él entregue su reino al Padre, y hallar pastos (1ª de Corintios 15:24).

En Génesis 8:20-22 dice: Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocaustos en el altar. Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; no volveré a DESTRUIR A TODO SER VIVIENTE COMO LO HE HECHO. Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche.

Al salir del arca, Noé edifica un altar a Dios, y de los animales limpios( de las siete parejas que metió en el arca), ofreció holocaustos a Dios, y Dios se agradó de ello; y promete no maldecir la tierra por causa del hombre, porque el corazón de este siempre intenta lo malo desde su juventud. Afirmó que mientras permanezca la tierra, habría siembra y cosecha, frío y calor, verano é invierno, el día y la noche. Si la iglesia y sus servidores van a morar con Jesucristo y con Dios en la nueva Jerusalén ¿Quiénes fructificarán y se multiplicarán en la tierra si la iglesia y sus servidores que pasan por la resurrección, ni se casan ni se dan en casamiento? Los ciento cuarenta y cuatro mil sellados y redimidos sin resurrección, continuarán la raza humana y habitarán la tierra y la cultivarán en todas las naciones, y llevarán sus frutos a la nueva Jerusalén. (Una sola raza como al principio.)